El tamaño del terreno

La construcción de una planta no requiere mucho terreno. Incluso en un terreno con una superficie de 5000 m2 se puede perfectamente construir una planta grande de 1000 m2. Para estimar la superficie mínima necesaria, se debe considerar el tamaño de la planta propiamente tal, el patio de maniobras, estacionamientos, área para fosa y pozo (si es que no tiene conexiones de agua y alcantarillado, como es el caso de muchas propiedades rurales), el área para el perímetro e idealmente un área para la expansión futura.
La superficie de la planta debe estar más o menos definida al momento de adquirir el terreno. Idealmente debe también reservarse espacio para expandir la planta en el futuro y pensamos que lo adecuado es considerar la expansión por lo menos en dos direcciones con una superficie adicional de 50 % hacia cada lado.
El tamaño del patio de maniobras incluso para plantas muy pequeñas debe permitir la entrada de camiones reefer de 40’. Con cabina y todo tienen un largo de aprox. 18 m. y lo ideal es que el camión pueda dar vuelta dentro del patio y retroceder para acoplarse con el andén de carga. Para esto se requiere un área de por lo menos 30 x 30 m o aprox. 1000 m2. Además, hay que tener presente que las municipalidades o el MOP fijan una línea de edificación donde no se permite construir, así que puede ser conveniente dejar todo el frente despajado como patio de maniobras y estacionamiento.
La fosa y pozo del alcantarillado deben estar algo separadas de la planta. Si bien no hay aparentemente reglamento al respecto, por sentido común hay dejar una separación por lo menos de 10-15 metros.
Si el agua potable se extrae de una noria, ésta también debe estar bien separada del pozo de absorción.