Relleno y Compactación

A los trabajos de relleno y compactación le corresponde aprox. 3 - 5 % del costo total de la planta, además, se debe hacer un patio de maniobras que puede costar casi lo mismo que el relleno para la planta. Es decir este ítem puede llegar al 10 % del costo total. El potencial de ahorro no es tan grande, alrededor del 20 – 30 % como máximo. El porcentaje de la mano de obra aquí es mínima, menos de 10 % del total.

El relleno consiste en colocar capas de alrededor de 20 cm. de material (áridos) y luego compactar. El espesor total dependerá de la profundidad de excavación y de la elevación sobre el nivel del terreno que uno quiere dar a la planta, pero por lo general debe ser como mínimo de 40 cm.
El costo principal son los áridos y el traslado de éstos al lugar de relleno.
Para reducir los costos hay que encontrar las plantas de áridos más cercanas. Por lo general, casi no hay diferencias en el costo de material entre una planta y otra, pero sí hay mucha diferencia en la distancia de traslado y su costo asociado. Por lo tanto, hay que encontrar la planta más cercana. El traslado de 25 km. duplica el valor del árido. Algunas plantas proveen el servicio de flete en camiones grandes (17 ó mas m3) y por lo general los costos son difícilmente mejorables. Si la planta no tiene este servicio, hay que buscar fletes alternativos. Lo más sencillo es contratar un camión y pagar por vuelta. Por lo general, los costos de un camión de 8 m3 estarían cercanos a 1.000 pesos por km. de ida o 125 pesos por km. por m3. Siempre conviene verificar las medidas del camión y cubicarlo (medir el largo, alto y el ancho y multiplicarlos para obtener el volumen) y también verificar que se cargue completo.
Para la compactación se requiere un compactador (para envergaduras grandes debe usarse un rodillo vibrador y para trabajos menores puede ser una placa compactadora) y una retroexcavadora o minicargador para esparcir el material que llega. Todos estos itemes se arriendan. Un punto importante: siempre conviene preferir usar una retroexcavadora en lugar de un minicargador debido a que la diferencia en los costos es menor (minicargador puede costar 10.000 mientras que una retroexcavadora 17.000), pero minicargador tendrá un rendimiento mucho menor. Y cuando hay esperas largas entre las llegadas de camiones, un minicargador no puede hacer nada, mientras que una retroexcavadora puede efectuar excavaciones auxiliares, como por ejemplo hacer zanjas para las tuberías o fosas de alcantarillado etc.