Galpón - Consideraciones generales.

Galpón constituye una de las piezas clave de una planta frigorífica y en su construcción se puede reducir fuertemente los costos, ya que las variaciones de los precios son muy fuertes. Al galpón le corresponden aprox. 8 – 16 % del costo total del proyecto, y los ahorros potenciales por lo menos son del orden del 50 %.

En primer lugar hay que considerar que existen varios sistemas constructivos básicos de plantas frigoríficas, uno de los cuales es con estructura autoportante formada por los paneles frigoríficos que en teoría no requieren una estructura y techo encima ni para sostener los paneles y ni para proteger de los elementos, y el otro es donde el frigorífico se arma debajo de una estructura independiente que provee protección contra los elementos y provee también puntos para colgar los paneles del techo etc. Hay que tener cuidado en el sentido que la mayoría de los paneles que se venden hoy día se denominan "autoportantes", pero en realidad tienen una capacidad bastante límitada. Por ejemplo, un panel de poliestireno de 200 mm. recubierto por ambos lados con acero de 0,5 mm. (panel estándar para -20º C) permite tener luces máximas de 8 m. Para una cámara frigorifica razonablemente grande se requieren luces de 15 m. o más que no se pueden salvar mediante los paneles estándares.
A la primera vista el primer sistema puede parecer más económico ya que requiere un sola estructura en lugar de dos como es el caso de un galpón. No es así.
El sistema de paneles 100 % autoportantes tiene siguientes problemas:
  • El techo está expuesto a luz solar directo, por lo que puede calentarse en un día caluroso a sobre 50º - 60º C. En cambio, en un galpón liviano hay siempre una capa de aire frío entre el zinc caliente por lo que las planchas del techo nunca están expuestos a temperaturas mayores de 30º - 35º C. Esto tiene por consecuencia que el espesor de los paneles del techo y de las paredes debe ser bastante más grueso (un 30 % más comparado con paneles del mismo material pero que están debajo de un galpón). Este espesor adicional también es necesario para permitir luces mayores.
  • Si bien se supone que las juntas de los paneles están 100 % estancos, en realidad nunca lo son, y con tiempo, especialmente con movimientos de temblores pueden perder su estanqueidad. Especialmente vulnerables son las juntas entre el techo y las paredes.
  • Además, en una planta se debe contar con áreas protegidas, pero no refrigeradas, por ejemplo, patio de recepción, área de lavado de bandejas, etc., lo que igual exigirá la instalación de pequeños techos además de las salas formadas por paneles.
  • La desventaja principal es el costo. Si bien un sistema autoportante y un sistema con galpón pueden tener costos similares si se construyen sin mayor consideración del presupuesto, un sistema autoportante ofrece mucho menos espacio para reducir los costos.
Por esta razón creemos que para la reducción de costos en la construcción del frigorífico para plantas pequeñas y medianas el sistema de construcción con galpón independiente es mucho más ventajoso.
Vamos a analizar los puntos donde se puede ahorrar en la construcción y también mostrar las etapas principales de la construcción: