Principios básicos de cómo ahorrar en la construcción de una planta frigorífica.

Muchos clientes prefieren la modalidad “llave en mano”. Por ende, todo parece transparente, están las especificaciones, el precio es fijo, hay un pequeño prepago para partir, luego un anticipo que con el prepago puede llegar al 50 ó 60 % y luego el saldo, a la recepción final de la obra. Uno no se arriesga mucho, no cierto? Además, podemos obtener varias cotizaciones de diferentes constructores para así poder comparar y tomar una decisión lógica.
Pero en realidad no todo es tan simple como parece ser. Cuando estamos hablando de una obra vendida, llave en mano, el constructor tiene que asumir todos los riesgos asociados. Quizás, no se calculó bien la cantidad de relleno (como va el constructor saber que lo que está debajo de la tierra, a menos que haga un estudio de suelo, lo que también tiene su costo), quizás, hay cambio en la tasa de cambio de dólar y esto repercute en el valor de los fierros, cemento, etc. al momento de comprar, quizás nosotros como cliente no le vamos a pagar, o no le vamos a pagar a tiempo o no le podemos pagar (una buena parte de estos contratos de obra vendida tienen pagos por etapas, pero igual…)… quizás…quizás. La obra vendida para grandes proyectos siempre conlleva riesgos de este tipo que obviamente el constructor no puede ni va a asumir sin agregarle un valor extra, un valor que el cliente al final va a pagar. Además, una obra vendida implica hacer una cotización y no todas las cotizaciones prosperan, por lo que si de verdad contratamos una obra vendida estaríamos pagando el costo de preparar todas estas otras cotizaciones fallidas (aquí, de nuevo, el costo de preparar una cotización real con un analisis detallado de los costos no es menor, correspondería a unos 2 % del total, multipliquemos esto por cada cotización que no resultó…). El contratista en este caso tiene dos opciones: o darnos un valor “al lote” de su cabeza que así o así será seguro y conveniente para él o calcular todo en forma exacta y agregar después todos los gastos involucrados en las cotizaciones.
Al final, el último pago del 50 ó 40 % es justamente este valor por las incógnitas de la construcción y la ignorancia del cliente. La empresa constructora cubre todos (o casi todos) los costos con los 50 % del anticipo que Ud. le está pasando!
Como un ejemplo concreto, hemos solictado cotizaciones para un galpón de 800 m2. Y hemos obtenido valores que iban desde 19 millones hasta 80 millones! Obviamente, la empresa que ofreció la construcción por 80 millones nos mandó una cotización detalladisima con un esbozo, especificaciones, plazos, etc...que cubría varias páginas, exudando seriedad, confiabilidad y un montón de extras, las que hubieran dejando a nosotros en la calle. La oferta de 19 millones fue dada por telefono de un constructor que hemos conocido de antes (igual rindió buen servicio en un trabajo anterior!), y esperamos más de una semana para que nos mandara una frase por email que contenía este monto y el metraje, medidas y altura del galón, como únicos parametros de cotización. Al final, hemos contratado una empresa que por mano de obra nos cobró 7 millones, más otros 7 se han gastado en materiales. Entonces, la obra gruesa puede variar por mas de 500 %!
Entonces, ¿como podemos evitar que no nos pase esto y como lograr una reducción significativa (del orden de 40 – 50 %) en el costo total de la construcción? Y esto considerando que no somos expertos en el tema.
Hay un solo principio o procedimiento básico: dividir, separar y cotizar. Primero, hay que dividir la construcción en bloques o etapas claramente definidos. Segundo, hay que separar el costo de mano de obra y el costo de los materiales. Tercero, hay que cotizar cada ítem.
La división en bloques nos permite analizar mejor que lo que se requiere.
Para una planta típica de congelados, los bloques pueden ser los siguientes:
Una vez que tengamos claro de los bloques, tenemos que analizar los itemes principales , siempre separar el costo de mano de obra y de los materiales. Es lo primordial. Uno puede verificar facilmente cuanto cuesta un fierro, un ladrillo, un saco de cemento, pero estimar sin ser un experto en el tema cuantas personas son necesarias para hormigonar un radier de 200 m2 es bastante más complicado. Cuando se le dan valores separados, Ud. por lo menos tiene un control directo sobre una buena parte de los costos – los materiales. Y a los materiales le corresponde por lo general por lo menos 50 %, y en muchos casos pueden llegar a costar el 80 % (por ejemplo, relleno, radier, paneles de cámaras, equipos de frío).